• Juan Pablo Trombetta

El Chasqui, veinte años después

Era invierno del 2000. Era el momento. Había muy pocos comercios en Mar de las Pampas, pero empezaba el incipiente crecimiento y demorarse podía ser fatal. Entonces pusimos en marcha la idea de publicar un primer periódico. Se trataba de un proyecto familiar, y Gloria se encargaría de la diagramación. El contenido y forma de distribución zumbaba en mi cabeza pero había que afrontar lo más duro: la venta de publicidad para financiar el proyecto. Fue así que decidimos colocar, en la doble página central, el plano completo de Mar de las Pampas rodeado de avisos (en aquel primer número sería una «U»). Por otra parte pensamos que todos los recuadros para estas publicidades debían ser de idéntico tamaño para que no surgieran diferencias inherentes a la envergadura de tal o cual comercio. Con esta premisa tomé un gran papel en blanco, una birome, regla, y empecé a realizar los cálculos: tanto espacio para el plano, tanto de alto, tanto de ancho, hasta llegar a las citadas diecinueve casillas. A partir de allí había que decidir muy bien cómo usufructuar de la manera más estética y completa las seis páginas que quedaban contando tapa y contratapa. Cuando iniciamos los cálculos estaban previstas tres salidas para ese verano 2000/2001: octubre-diciembre-enero, y con esa propuesta realicé las primeras entrevistas. El primero de los llamados fue a Jorge Vázquez, de Mar de las Pampas S.A., empresa dedicada a la venta de lotes y a la construcción. Como él andaba mucho de obra en obra y poco en la oficina de ventas, cuando lo ubiqué por teléfono me dijo que al final del día pasaría por casa. Y cumplió. No serían ni las siete de la tarde de uno de los últimos días de julio cuando Jorge se presentó. Un «sí» no garantizaría el éxito posterior al igual que un «no» tampoco anularía el intento, pero no desconocía el efecto que una u otra respuesta habrían de tener en mi ánimo. «A mí guardame éste», dijo secamente señalando el recuadro con el número diecisiete, y desató en mí una confianza enorme.

El segundo llamado fue a Raúl Marenzi, de Manrique Propiedades —ellos se habían instalado un año antes, en Las Toninas y Juez Repetto, junto con la constructora Alici— y quedamos en que fuera hasta la oficina. Me presenté con mi papel blanco escrito en birome, lleno de casillas vacías. La charla se mezcló con varios mates para mitigar el frío; era una tarde que recuerdo con sol aunque en verdad no sé si fue así o si yo la imagino de ese modo. En definitiva salí de allí con el apoyo de Raúl, que eligió la casilla número cinco del plano y además auspiciaba, en otra página, una nota sobre el bosque.

A la mañana siguiente decidí llamar a Casa de Piedra; sería la primera «venta en frío». Después de una breve exposición de la idea Roberto Busteros y Marta Palacios eligieron la casilla doce, al pie del plano. Mientras caminaba por Virazón decidí que ya era tiempo de dar a conocer el proyecto entre amigos y conocidos. Los primeros fueron Hugo Rey y María Cabanne, quienes manejaban ese refugio que muchos de nosotros añoramos: la crepperie Bleu. Bueno, la realidad es que Hugo hacía las relaciones públicas y María se mataba preparando sus inolvidables creppes. Como también tenían una cabaña en alquiler y él pretendía incursionar en el rubro de la construcción, el entrañable Huguito reservó los tres espacios centrales del pie que estaba bajo el plano, es decir que en las casillas nueve, diez y once se leería, respectivamente: Bleu, Blanc (alquiler de cabañas) y Rouge (construcción de cabañas). Ya tenía reservados seis de los diecinueve espacios previstos. Entonces acudí a quienes ya nos habían acompañado en la guía La Mosca: nuestro vecino Dardo, que llevaba catorce años con su casa de té Viejos Tiempos, eligió la casilla dieciocho; Adrián y Valeria tomaron la casilla número uno para su restaurante Las Calas; Héctor y Mabel, de la Arquería de las Pampas, ocuparon el ocho; Guillermo Gas (entonces vivía en Mar de las Pampas) me pidió el número cuatro y Héctor Melo, con su Polirrubro y Almacén de Campo, colocó su aviso en la página seis, llevando como referencia el número veinte para ubicarlo en el plano central. En eso andábamos —no podría precisarlo pero sí recuerdo que el asunto había avanzado mucho— cuando llamó Hugo para decir que tenía el nombre para el periódico: «El Chasqui». Desde ese instante fue cosa juzgada, no hubo debate ni se barajaron otras posibilidades, sólo fue cuestión de buscarle el tipo de letra que más nos gustara. Volviendo al espinoso tema de los anunciantes, ya estábamos totalmente embalados y en carrera. El siguiente llamado fue a Lizzi, una de las precursoras con esto de las cabañas y a quien todavía no conocía. Ella también dio inmediato apoyo con su complejo Leyendas (casillero número dos); hablé con Rubén Vaquero y Susana Cánepa, todavía en cabañas Mapuche, y recuerdo bien que ella marcó la casilla de arriba a la derecha (la diecinueve). Como podrá apreciarse, muy pronto la angustia de la venta se convirtió casi en un juego de elección de lugares o predilección de números (como el caso de Julio Magaña, de Navarrisco, que no quería saber nada con otro número que no fuera el siete, poco importaba si a la derecha, a la izquierda, arriba o abajo). Ya por entonces, aún antes de completar el diagrama y a propuesta de los propios anunciantes, el proyecto inicial de tres meses (octubre, diciembre y enero) se había extendido a cinco (se agregaban febrero y semana santa, que caía en abril). Por eso algunos tienen la impresión de que, en la colección de El Chasqui, nos «salteamos» noviembre del 2000 y marzo de 2001, ediciones que nunca salieron pues en ese momento ni siquiera soñábamos con una frecuencia mensual durante el invierno. Sobre el cierre completamos la pauta del plano central con Oscar Rescia, de residencias E´ Lurú (casillero tres); Alberto Rebecchi, del balneario Soleado (número quince); las cabañas Arco Iris (casillero dieciséis); Marcos Komac, de Sisteco (el para algunos temido número trece) y, casi con los originales listos, llegó la publicidad del arquitecto Rodolfo Ravier (número catorce), que estaba a punto de inaugurar su oficina en Las Toninas y Juez Repetto, junto a la de Manrique-Alici.

Para finalizar este racconto, no quiero dejar de mencionar a todos aquellos que nos apoyaron con sus publicidades, más allá del plano central: Los dulces de Aurora, Daniel Aprile (plomería), Pablo Fernández (fletes), PG (parques y jardines), Corralón Azul, Aserradero Los Robles, Mercado Wallas, 3C Computación, L´Equipe Tenis, Farmacia Sánchez Muriel.

En la página dos, bajo el título «Descubra Mar de las Pampas», aparecían los anunciantes del plano central con una síntesis de los servicios que ofrecía cada uno. La idea, más allá de los avisos, era dar la mayor información posible de un lugar que era para mucha gente por completo desconocido. Por eso desde el primer momento tuvimos presente la idea de repartir los periódicos en Buenos Aires y también en diversos puntos de la ruta dos; de esta manera El Chasqui llegaría todos los meses a la Casa de Villa Gesell en Buenos Aires; también a Palermo, Adrogué, Moreno y Boulogne, a través de familiares y amigos. Con el tiempo se irían sumando muchas otras localidades, siempre a partir de la buena voluntad y el entusiasmo de gente que se fue contagiando y ofrecía —y ofrece— su desinteresada colaboración. La página tres la reservamos para una nota en la que contaba nuestro primer contacto con Mar de las Pampas y a la que, en un alarde de absoluta falta de imaginación titulé: «Un lugar en el mundo». Con las páginas cuatro y cinco ocupadas por el plano, quedaba por resolver el contenido de la seis, la siete y la ocho. La página seis fue el fruto del invalorable aporte de María Cabanne, quien hasta hoy colabora con sus artículos, con una nota exquisita bajo el título de Abrapalabra y de la originalidad de Adrián Urbán con su «Rincón de la cocina», en ambos casos sus colaboraciones se prolongaron en el tiempo y fueron muy apreciadas no sólo por nosotros sino por los lectores. En la página siete se publicó a cinco columnas la convocatoria a asamblea general para constituir la Sociedad de Fomento de Mar de las Pampas (si bien ya había existido una con anterioridad, había dejado de funcionar). De modo que la salida de El Chasqui no pudo tener más suerte. Casi simultáneamente con aquel histórico e inolvidable —para nuestra familia, claro— primer cierre de edición, llegó la certeza de la convocatoria y la compatibilidad de las fechas: el periódico, si todo marchaba bien, vería la luz hacia el 5 de octubre de ese año 2000 y la asamblea se realizaría «el domingo 15 de octubre a las 17 hs., en Juez Repetto y Victoria Ocampo («en la casa de la señora Nina», según reza literalmente la nota mencionada). Además, en el resto de la página, se publicaba el horario del colectivo Gesell - Mar Azul que pasaba siete veces por día de lunes a viernes y sólo tres veces por día los sábados y domingos. En la contratapa publicamos un cuento que yo había escrito unos años antes: «El tedio de Leandro Paredes». Por fin, quedaba nada menos que la tapa. Y es sabido que con la tapa, y con muchísima más razón en el número uno, no se le puede «chingar». Recordé unas fotos grandes, muy buenas, que me había prestado en su momento Jorge Vázquez. Gloria tomó las dos fotos y las escaneó. Entre los dos decidimos ocupar media página horizontal con cada una y escribir sobre ellas. Las frases «la magia del bosque» y «el misterio del mar» no denotaban demasiada inspiración poética, así que pareció oportuno poner la referida al mar sobre la foto del bosque y viceversa. Lo gracioso fue cuando, a poco de salida la edición, un vecino me advirtió con sonrisa irónica y total convencimiento: «che, se equivocaron, las frases de la tapa están justo al revés».

Las pocas páginas fueron enviadas por internet a la imprenta de Buenos Aires. Como los archivos eran «pesados», el correo electrónico para pasar página por página demoraba unos cuantos minutos y a veces, para nuestra desesperación, la conexión se interrumpía y había que empezar de nuevo.

El lunes 2 de octubre llamamos a la imprenta y un escozor nos erizó la piel cuando del otro lado del teléfono, con toda naturalidad y comprensible indiferencia, una voz grave y masculina nos anunciaba que El Chasqui estaría impreso y listo para retirar esa misma tarde. ¡Esa misma tarde! ¡Y nos lo decían así, fríamente, como si tal cosa! Así fue que el jueves 5 de octubre, junto con Tony Postorivo y su jeep, en la terminal de Villa Gesell, nos enfrentamos al momento de ver allí, a pocos metros, esa pila de papeles envueltos con cintas tenaces y filosas que no nos atrevíamos a cortar; papeles que para cualquier persona no eran más que eso, kilos y más kilos de papeles impregnados de tinta. Por unos instantes ni nos atrevimos a respirar. Nos miramos sin pronunciar una sílaba. En nuestras miradas todo estaba dicho. Estábamos muertos de ansiedad, aterrados, con el corazón a los tumbos. Acabábamos de parir El Chasqui.


2 visualizaciones0 comentarios