• Juan Pablo Trombetta

Una historia de humor con el Diego

Por Rudy Chernicof

Definición de semidios: un alma común con dones sobrenaturales... ¡y eso era nuestro

Diego!

Era el mundial de Italia en 1990. Yo presentaba el espectáculo teatral El señor del Baño

en italiano, en Roma. «Il signore dell gabinetto» Como tenía muchos amigos dentro del

plantel de jugadores y cuerpo técnico del seleccionado nacional, me pidieron que hiciera

una función para ellos en Trigoria, lugar donde concentraba la celeste y blanca. Faltaban

quince días para el inicio del mundial. Era una confitería amplia, llena de jugadores y

también de sus familiares, que habían llegado a Trigoria justo aquel día. Por supuesto

estaba también presente el cuerpo técnico completo y no faltaban los colados. No había

escenario. Era «a pelo». Había gente sentada en sillas, otros estaban de pie en algún

pasillo y adelante, bien adelante, pegados a mí, tres o cuatro jugadores que habían optado

por sentarse en el piso. Había mucho humor en todos, risas y aplausos, pero en un

momento, como buen semidios, el Diego, en voz muy baja, me empezó a adelantar los

remates de los chistes. Por ejemplo, yo decía: la cagada dictatorial es el tipo que entra al

baño y grita: «¡¡¡o cago... o cago!!!; en cambio la cagada democrática es la del que entra y

dice... y anticipándome, sin conocer el show, el Diego decía por lo bajo: «voy a ver si

cago...». Esto pasó varias veces durante el show, y muchas veces la gente reía de lo que

remataba el 10.

Agradezco el privilegio de tener más historias con el D10s... ¡Salute! No habrá ninguno

igual. Gracias por todo.

(La foto es de aquella época, tomada en Trigoria, y le estoy susurrando alguna humorada

al Pelusa)


La mano de dios - Rodrigo Bueno


En una villa nació, fue deseo de Dios,

crecer y sobrevivir a la humilde expresión.

Enfrentar la adversidad

con afán de ganarse a cada paso la vida.

En un potrero forjó una zurda inmortal

con experiencia sedienta ambición de llegar.

De cebollita soñaba jugar un Mundial

y consagrarse en Primera,

tal vez jugando pudiera a su familia ayudar...


A poco que debutó

"Maradó, Maradó",

la 12 fue quien coreó

"Maradó, Maradó".

Su sueño tenía una estrella

llena de gol y gambetas...

y todo el pueblo cantó:

"Maradó, Maradó",

nació la mano de Dios,

"Maradó, Maradó".

Llevó alegría en el pueblo,

regó de gloria este suelo...


Carga una cruz en los hombros por ser el mejor,

por no venderse jamás al poder enfrentó.

Curiosa debilidad, si Jesús tropezó,

por qué él no habría de hacerlo.

La fama le presentó una blanca mujer

de misterioso sabor y prohibido placer,

que lo hizo adicto al deseo de usarla otra vez


involucrando su vida.


Y es un partido que un día el Diego está por ganar...


A poco que debutó

"Maradó, Maradó",

la 12 fue quien coreó

"Maradó, Maradó".

Su sueño tenía una estrella

llena de gol y gambetas...

y todo el pueblo cantó:

"Maradó, Maradó",

nació la mano de Dios,

"Maradó, Maradó".

Llevó alegría en el pueblo,

regó de gloria este suelo...

1 visualización0 comentarios